Hallaron muerto en su casa a uno de los custodios de Cristina Kirchner

Se trata de un agente de la Policía Federal de 41 años, que era especialista en explosivos. La principal hipótesis de los investigadores es que fue un suicidio, ya que había manifestado su intención de quitarse la vida tras un grave problema familiar

La Justicia investiga desde la noche del jueves la muerte de uno de los custodios de la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner. La principal hipótesis de los investigadores es que el agente se habría suicidado en su casa de la localidad bonaerense de Castelar, ya que que presentaba antecedentes de tratamiento psiquiátrico.

Christian Ramón Zabala tenía 41 años y era un subcomisario de la Policía Federal Argentina especializado en explosivos. Según confirmaron fuentes de la investigación el hombre ya “había puesto en manifiesto su intención de suicidarse en reiteradas ocasiones”.

El hecho se descubrió poco después de las 22 del jueves, cuando el cuñado de Zabala avisó al número de emergencias 911. Nicolás, tal como se identificó, avisó a las autoridades que había encontrado el cuerpo del custodio tirado en el suelo sin vida, dentro del domicilio ubicado sobre la calle Zapiola al 1800, dentro del partido de Morón, en la zona oeste del Gran Buenos Aires.

Según les relató el testigo a los agentes de la comisaría 7ª que llegaron al lugar, su hermana le pidió ayuda porque no se podía comunicar con Zabala. Al llegar comprobó que el inmueble estaba cerrado desde el interior. Una vez que pudo entrar a la casa, Nicolás avanzó “por el pasillo hasta la puerta principal” de la vivienda, donde se encontró con su cuñado sin vida, por lo que inmediatamente llamó al 911.

Para los investigadores el círculo de misterio se cierra en el suicidio, ya que se constató que las puertas de la casa no estaban forzadas y sí se hallaban cerradas desde adentro. Además, debajo del cuerpo del custodio encontraron su arma reglamentaria 9 milímetros y una vaina servida. Por esta razón, los investigadores establecieron como principal hipótesis que Zabala se disparó.

Los familiares de Zabala relataron al fiscal Mario Ferrario, de la Unidad de Instrucción 3 de Morón, a cargo del caso, que el custodio tenía antecedentes psiquiátricos en tratamiento y había puesto en manifiesto su intención de suicidarse. El hombre vivía con su actual pareja, también policía, quien fue la que alertó a su hermano sobre la situación. “Habían estado chateando todo el día hasta que él dejó de responderle”.

El policía atravesaba una fuerte depresión tras un problema irreversible que tuvo con un hijo adolescente hace un año. “Estaba mal porque venía el Día del Padre”, comentaron al respecto fuentes policiales.

La autopsia al cuerpo de Zabala comenzó a mediados de la mañana de este viernes y, según las fuentes, todo indica que se trató de un suicidio.

www.datagenconsultora.com.ar

Mio Sabores - San Jerónimo 3170 - 3425165751

Noticias relacionadas