El Pentágono apuntó contra 20 empresas chinas: algunas operan en la Argentina

La tensión entre China y los Estados Unidos sigue escalando. Esta vez, el Pentágono confeccionó una lista de 20 compañías del titán asiático que, según el gobierno de Donald Trump, están controladas por el Ejército Rojo.

Entre ellas, hay algunas empresas que ya están operando en territorio argentino, como China Railway Construction Corporation y también Huawei, con la que Washington mantiene una cruzada planetaria en el contexto de una guerra por el control de las telecomunicaciones. El problema en que se encuentra la Argentina -y también otros países de América Latina- con este listado es que abre la puerta a un nuevo esquema de sanciones que trascienden el territorio y podría llegar a este país a traves de reclamos.

Una alta fuente diplomática en Buenos Aires afirmó que pese a la política aislacionista de Trump, en su administración siguen transmitiendo el mismo mensaje a la administración de Alberto Fernandez, que se incorporó a un marco de trabajo conjunto en proyectos económicos y de infraestructura con los Estados Unidos conocido como America Crece: quieren a los chinos lejos de las inversiones en defensa, telecomunicaciones, petróleo y logística.

En Washington saben que la Argentina avanza hacia la firma de un documento con Beijing para incorporarse al proyecto conocido como One Belt One Road (la edición siglo XXI de su antigua Ruta de la Seda), que promueve inversiones y obras de infraestructura con los socios. También compromisos mutuos. La firma de ese documento es materia de debate también en el gobierno de Fernández, puesto que en realidad, el nivel de vínculo económico hoy con los chinos es ya el máximo con la sola existencia de un documento que se llama Alianza Estratégica Integral.

La relación con China y con Washington la lleva directamente el secretario de Asuntos Estratégicos del presidente Gustavo Béliz, en coordinación con los embajadores Jorge Argüello (Washington) y Luis María Kreckler (Beijing). Para el caso, recientemente, el Wilson Center entrevistó Felipe Solá y cuando le preguntaron por el avance de la relación con China –que la lucha contra la pandemia del coronavirus reforzó más- el canciller buscó aplacar con una respuesta de muchos significados al decir que Argentina está finalmente  “bajo la influencia” de los Estados Unidos.

Fue durante la cumbre del G20 que se hizo en Buenos Aires que el presidente Mauricio Macri y su entonces ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, firmaron un contrato por U$S 1.089 millones con China Railway Construction Limited (CRCC). Las obras previstas en el contrato apuntan a mejorar y renovar 1.020 kilómetros de vías entre Buenos Aires, Rosario -allí se encuentra el principal complejo portuario de granos del país- y la provincia de Mendoza.

Pero la empresa ya estaba presente en los acuerdos previstos por la administración de Cristina Kirchner, quien de hecho firmó el acceso de China a la construcción de la base de observación lunar que se levanta en Neuquén, y sobre la cual sigue abierto el debate. Beijing dice que es de “uso civil”, pero desde Washington advierten que su control es militar.

Para el Pentágono, según anticiparon Reuters y The Financial Times esta semana, CRCC, Huawei Technologies y Hangzhou Hikvision Digital Technology son propiedad o están controladas por el ejército de China. También están China Mobile, China Telecommunications –que cotizan en la Bolsa de Nueva York-, y el fabricante Aviation Industry.

Argentina ha estado dando vueltas hace años con empresas de la industria militar china para la construcción de un buque polar que pueda hacer la ruta de abastecimiento anual a la Antártida.

El influyente diario británico afirma que el informe con la lista ya ha sido enviado para su evaluación al Congreso de los Estados Unidos. Los medios estadounidenses entre tanto dieron a conocer la existencia de cartas a los legisladores fechadas este 24 de junio en las que el Pentágono dio la lista de las “compañías militares comunistas chinas que operan en los Estados Unidos”. La lista, se informó fue solicitada en virtud de una ley de defensa fiscal que data de 1999.

“A medida que la República Popular de China intenta difuminar las líneas entre los sectores civil y militar”, conocer a su proveedor “es fundamental” afirmó el portavoz del Pentágono Jonathan Hoffman. “Visualizamos que esta lista será una herramienta útil para el gobierno de los EE. UU., empresas, inversores, instituciones académicas y socios afines para llevar a cabo la debida diligencia con respecto a las asociaciones con estas entidades, particularmente a medida que la lista crezca”.

Fuente: Clarin

Mio Sabores - San Jerónimo 3170 - 3425165751

www.datagenconsultora.com.ar

Noticias relacionadas