Cuarentena eterna: el alto precio psicológico que deberemos pagar por el encierro

El coronavirus está ahí, esperando que vayamos hacia él para poder atacarnos. Por eso, el encierro es por ahora la única solución. Pero qué pasa con nuestra salud emocional.

La cuarentena que iba a ser por sólo 14 días pero ya vamos por más de 100. En medio del temor aparece la angustia por la falta de contacto con nuestros seres queridos y la tristeza invade nuestras vidas.

Nuestros hijos están lejos de sus abuelos y para quienes tienen bebés o niños chiquitos, esa distancia se siente aún más al sentir que se “pierden” momentos únicos. Todo es incertidumbre sobre todo en el AMBA, donde nadie da certezas de cuándo terminará el confinamiento. Aunque sea, que vuelvan las reuniones familiares o los pequeños comercios puedan volver a trabajar en la famosa “nueva normalidad”.

Sobre la situación psicológica, InfoVeloz consultó al jefe de servicio de Psicología del Sanatorio Municipal Dr. Julio Méndez y coordinador de actividades asistenciales del hospital Borda, Ricardo Antonowicz (MN 11556) quien reflexionó sobre los efectos que desata la cuarentena reforzada.

“En el inicio de la cuarentena entramos en un estado de incertidumbre, de temor y de pánico que, con el transcurso de los días la gente pudo ir manejando pero ciertamente no hay nada que pueda garantizar que todos salgan indemnes de este aislamiento”, dijo.

El psicoanalista comentó que “la manera que cada uno puede salir de esta situación de estrés depende de variables complejas. En general, afloran recursos internos que desconocíamos”.

“Para algunos es una oportunidad de reinvención y conexión interna mientras que para otros es un castigo. Hay que alentar a la población para que pueda buscar bucear en su interior y dejar que afloren talentos olvidados. El mundo no se acaba. Quizás para algunos empiece otro mundo o puedan verlo de otra manera”, añadió.

“Especialmente me preocupan mucho los efectos negativos que el distanciamiento está causando en la tercera edad. Cada vez  son más las consultas sobre abuelos con antecedentes depresivos que han retrocedido en sus tratamientos. Es muy importante mantener activos a los ancianos”, añadió.

“Otros efectos indeseados de la cuarentena son la pérdida de la autoestima. El agotamiento emocional y el sentimiento de frustración laboral. Creo que las autoridades no están atendiendo estos aspectos psicológicos que terminarán por dañar la tan preciada salud”, sentenció Antonowicz.

Fuente: Infoveloz

Mio Sabores - San Jerónimo 3170 - 3425165751

www.datagenconsultora.com.ar

Noticias relacionadas