Entrevista exclusiva con el Rabino Bergman

El Sec de Medio Ambiente de la Nación nos brindó una entrevista exclusiva con motivo del Año Nuevo Judío, habló de la relación con el Papa, la actualidad Argentina y su rol en el G20

Con motivo del Año Nuevo Judío que se celebra desde este domingo 9 al martes 11 de septiembre hablamos de forma exclusiva con el Secretarío de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.

Egresado de la facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires, realizó distintos postgrados en universidades del exterior.

Recibió su ordenación rabínica en 1992 egresado del Seminario Rabínico Latinoamericano Marshall Meyer de Buenos Aires y del Hebrew Union College de Jerusalén.

Fue uno de los fundadores de Memoria Activa, instalándose como referente social en el reclamo de justicia.
En 1994 inicia su obra educativa, social y religiosa a través de la Fundación Judaica, con la creación de la escuela comunitaria Arlene Fern, emprendimientos sociales solidarios, proyectos de desarrollo comunitario, transformándose en constructor y activo protagonista del diálogo interreligioso.
A partir de 2001 asume, además, como rabino del emblemático templo de la calle Libertad, la primera sinagoga de la República Argentina.

Entre el 2011 y el 2013 ejerció el cargo de legislador de la Ciudad de Buenos Aires por el PRO. Y a partir de diciembre del 2013 se desempeñó como diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires, convirtiéndose en el primer Rabino del país electo para un cargo representativo. En 2015, bajo la presidencia de Mauricio Macri, Bergman asume la titularidad de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable.

En este momento especial para la colectividad Judía, el Rabino contesta.

¿Cómo esperas el año nuevo judío, Rosh Hashaná?

Rosh Hashaná  es la “cabeza de año”, y es la celebración del aniversario simbólico de la creación de la humanidad. Se denomina también Día del Recuerdo y Día del Juicio porque es el día en el que somos recordados y juzgados a partir de nuestras acciones.

Es una metáfora conocida la de imaginar a Di-s con un libro abierto, de hojas en blanco, en el que va inscribiendo o no a cada uno para este nuevo año.

Como cada vez que se abre un nuevo ciclo, es un momento para volver a nosotros mismos y liderar quiénes somos, despertar de la espera a la acción, que es la dimensión que nos permite crecer madurando sin envejecer.

Es nuestro deseo que seamos autores e intérpretes de la vida que queremos vivir. Con nuestras mejores bendiciones para este 5779, renovamos nuestro compromiso por una Argentina más justa y sustentable para todos sus habitantes.

¿Cómo ves la relación entre el Papa Francisco y la Argentina?

El Papa Francisco, Bergoglio, es mi rabí, mi maestro por elección. Él, con su acción ejemplar, fue quien me enseñó cómo la espiritualidad se hace política y cómo la política es amor al prójimo sin mezclarla ni confundirla con la religión. Su encíclica Laudato si´ es mi doctrina inspiracional de la gestión pública. Es mi GPS para la gestión.

Lo respeto como Santo Padre de la Iglesia Católica Apostólica Romana, pero asumido en mí como un ser humano tan ejemplar como falible, tan virtuoso como pecador, como lo somos todos los hombres. Un referente que, al elegirlo como mi inspiración, no dejo de discutir y criticar, admirando que sea tan brillante como imperfecto, un maestro, un líder, un estadista de toda la humanidad, más allá de su investidura como Sumo Pontífice.

En relación a tu papel dentro de la colectividad judía ¿cómo ves la situación actual y a futuro del país?

Las instituciones de la comunidad judía atraviesan desde hace tiempo una crisis de representatividad.

Hay que hacer una re-ingeniería en nuestra instituciones comunitarias, que sin sacarle el honor de su memoria y de su historia, ni tampoco su centralidad o representatividad tiene que dejar de ser el modelo de nuestros inmigrantes o abuelos, y transformarse en instituciones modernas, representativas de todos los judíos sin distinción

Por otro lado, algo destacable es que en la Argentina peleamos por todo y nos cuesta muchísimo acordar: Entre las religiones, aun a pesar de las verdades irrenunciables de la fe o los viejos conflictos históricos, se genera algo que supera la convivencia: hay sinergia y convergencia. Nuestro país es ejemplo de diálogo interreligioso.

En cuanto a tu función dentro de la secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable, ¿cómo ves el tema en general dentro del G20 próximo a realizarse en nuestro país?

En primer lugar, la importancia de volver a insertar a la Argentina en el mundo. Las naciones más poderosas del planeta vienen a nuestro país a reunirse para debatir el futuro de todos nosotros. Este es un claro ejemplo de la confianza que tienen estos líderes globales en el proceso de cambio que estamos llevando adelante.

En segundo lugar, es una oportunidad de cumplir con los compromisos globales y las responsabilidades locales. Es importante que trabajemos regionalmente ya que la naturaleza mostró que los límites transnacionales y geográficos son artificiales a los fines de la agenda común, respetando la soberanía pero entendiendo que América Latina tiene mucho para aportar al desafío global; somos uno de los reservorios estratégicos del planeta.

En la medida en que Argentina cumple con la ley se vuelve predecible, ingresa al mundo en una inserción inteligente. Que Argentina tenga una política ambiental es lo que nos va a permitir entrar en la OCDE, y es lo que nos permite entre otras cosas liderar como lidera Macri hoy el G20 y ser reconocidos a nivel mundial.

Mio Sabores - San Jerónimo 3170 - 3425165751

www.datagenconsultora.com.ar