Sobredosis de autonomía

Columna de opinión por el Dr Carlos Caballero Martín, con motivo del debate por la autonomía municipal

Sonó el despertador para algunos santafesinos y rosarinos. A más de veinticuatro años que introdujimos la autonomía municipal en la Constitución Nacional se han dado cuenta de la vigencia de la misma.

Más vale tarde que nunca, es un buen síntoma para la cura del enfermo.

Si bien después de 1994 varias provincias introdujeron ese sistema siempre lo fue a través de sus constituciones.

Los Concejos deliberantes de las dos principales ciudades de la provincia han dedicado un tiempo precioso afectando sus múltiples tareas a la discusión en casi soledad de un tema de por si importantísimo como es la autonomía municipal.

Por sendos proyectos de ordenanzas el Concejo de la Ciudad de Santa Fe declara autónomo al municipio capitalino y el de Rosario modifica el régimen electoral fijado por la ley e impone una variante hoy de moda que es la paridad de género para las listas basándose también en el principio de autonomía.

Ambos proyectos son manifiestamente violatorios de la ley orgánica de Municipalidades número 2756 y la Constitución Provincial que en su Sección Séptima Capitulo único, norma el Régimen Municipal a partir del art. 106. Por ende adquieren el status de inconstitucional.

Esto se debe a los siguientes fundamentos

Nuestro orden jurídico posee un orden jerárquico normativo con vértice en la Constitución Nacional y tratados en materia de derechos humanos con jerarquía constitucional, los demás tratados, las leyes, las constituciones provinciales, las leyes provinciales, ordenanzas municipales etc. Una norma jurídica de menor rango nunca puede derogar a una de superior jerarquía. En el caso que nos ocupa, dichas ordenanzas violan normas superiores.

Estamos ante un escenario en el cual una ordenanza municipal reforma la ley orgánica de municipalidades y la Constitución Provincial. Nadie puede ignorar mi tradicional posición de defensor de las autonomías municipales tanto en la Convención Nacional Constituyente de 1994 (coautor de un proyecto) en el Congreso Nacional, en la legislatura de nuestra provincia y desde la cátedra. Pero ello no me autoriza a compartir un camino totalmente equivocado para llegar a tal fin.

Conocemos que nuestra Constitución provincial no se ha adecuado a la Nacional. Distintos intentos por reformarla han fracasado. Ante la imposibilidad de llevar adelante dicha reforma,existen caminos alternativos
para llegar a que rija dicho principio. Imagino solo dos: Uno intentarlo judicialmente ya que este poder ejercer el control de constitucionalidad, por el art. 117 al ser parte la provincia de Santa Fe la competencia es originaria y
exclusiva de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. El otro a explorar es el proceso legal a través de la legislatura. Si bien nuestro sistema municipal y comunal goza de una muy buena legislación puede reformarse la Ley orgánica de Municipalidades e incluir en ellas las competencias no enumeradas y que se crean convenientes.

Ambos caminos pueden llevarse en forma excluyente o simultaneos. Si existe otra vía que se ajuste a nuestro estado de derecho bienvenida sea. Mi posición intenta colaborar corrigendo un camino errado por el cual no se
llegará a buen puerto. No es mi intención participar de polémicas inútiles. Solo quiero ponerle el despertador a especialistas en la materia, legisladores y todos aquellos que quieran opinar pues los noto muy callados y la sociedad necesita de sus valiosos. Por ser Justicia.

Carlos Caballero Martin
Miembro integrante de la Comisión Consultora
de una posible reforma constitucional

Noticias relacionadas