Ruta 1: deberán plantar 3.150 árboles según el pliego de Vialidad

Es un punto importante porque durante la obra se extrajeron cientos de ejemplares. Entre las especies elegidas hay curupíes, lapachos y jacarandás, pero también álamos, robles del pantano y fresnos, que no son nativos.

Por la construcción de la autovía y la pavimentación de las colectoras se talaron cientos de árboles entre La Guardia y Rincón. Eran ejemplares antiguos, de gran valor y que marcaron la postal de la ruta 1 durante décadas. La reforestación de todo el corredor, en la etapa final de los trabajos, va a ser central para reconstruir en forma progresiva esa “identidad verde” que tenía el corredor.

“El pliego de la segunda etapa de la obra establece que deberán plantarse 3.150 árboles. Las especies se eligieron con el asesoramiento de los colegios de arquitectos e ingenieros de la ciudad”, contó Pablo Seghezzo, director de Vialidad Provincial.

Lo más probable es que la etapa de la reforestación se encare cuando se termine la pavimentación de las colectoras y las estratégicas obras de canales y desagües, en una zona vulnerable desde el punto de vista hídrico. Estos trabajos comenzaron a mediados de julio, tienen un plazo de ejecución de 15 meses e implican una inversión de más de 400 millones de pesos.

En el pliego de la licitación, que elaboraron los técnicos de la Dirección de Vialidad Provincial, el detalle de la propuesta establece que deberán plantarse 3.150 árboles (página 14) y en la página 203 se define qué especies pueden utilizarse. Se las divide en dos grupos:

— Especies nativas: tipas blancas, ceibo, curupí, algarrobo (blanco y negro), aromito, guarán, ibirá pitá, jacarandá, lapacho (amarillo y rosado), sauce criollo, timbó, palo borracho (rosado y amarillo), sangre de drago, pindó y aguaribay.

— Especies exóticas: roble de los pantanos, roble americano, fresno, tilo, ligustro disciplinado, falsa caoba (pata o pezuña de vaca), prunus sp, liquid ambar, álamo piramidal, sauce eléctrico, hovania dulce, álamo, sauce álamo, sauce llorón, plátano y álamo plateado.

Durante los trabajos, las cuadrillas talaron cientos de árboles de gran porte, que es necesario reemplazar.

Desde Vialidad Provincial aclararon que las especies se seleccionarán de acuerdo al lugar en el que se plantarán los árboles. Los ibirá pitá, que son enormes cuando crecen, están pensados para el espacio verde que estará en el kilómetro 0 de la ruta y las especies de menor porte podrán ser utilizadas más cerca de las colectoras y desagües. 

Tampoco recomiendan plantar álamos ni robles de los pantanos. “No pondría ninguno —insistió—, ya que la tipología de este árbol exótico remite mayormente a especies foráneas implantadas en la región pampeana, una ecorregión muy diferente a la de la zona costera (islas y delta del Paraná)”.

Hay dos cuestiones más: entre las especies “nativas” que menciona el pliego aparece un árbol llamado “alisaderia” (sic). Quizás es un error, porque es inmune el “googleo” y hasta ahora no apareció nadie que conozca este árbol.

Compromiso ciudadano

Hay una historia que recuerdan algunos vecinos de la Costa que es ideal para explicar porqué es importante seguir de cerca la etapa de la forestación en la obra. Cuando se terminó el anillo defensivo, a mediados de los ‘90, también estaba previsto plantar cientos de árboles a unos metros del final de talud del terraplén.

Más o menos a un año del final de la obra, un vecino recorrió un tramo de la defensa en Colastiné Norte y descubrió que en ese lugar sólo habían plantado varas (ramas) de sauce, que ya estaban secas. Con los cuidados adecuados, de un “palo” de sauce puede formarse un árbol, pero en este caso parece más una “avivada” que un plan de forestación.

Con todas las complejidades que tiene una obra como la de la autovía, existe el riesgo de que el tema de los árboles sea considerado menor y dependerá de las inspecciones y controles de Vialidad, y también del compromiso de los vecinos y las instituciones de la Costa que los 3.150 árboles que figuran en el pliego efectivamente se planten.

Lo más probable es que la etapa de la reforestación se encare cuando se termine la pavimentación de las colectoras y las estratégicas obras de canales y desagües.

Fuente: El Litoral

Noticias relacionadas