Saúl Perman: El activista que se hace oir en Santa Fe

Seguramente lo viste con su bicicleta, megáfono y una pala, recorriendo distintos puntos de la ciudad reclamando alimentación saludable y criticando al sistema democrático y capitalista.

Saúl es un conocido activista de la Ciudad de Santa Fe, que recorre distintos puntos normalmente muy transitados como la peatonal, la costanera o esquinas claves de la ciudad. Con su megáfono transmite una y otra vez sus mensajes “Mandarina, mandarina, mandarina, el mundial no va a tapar los problemas de Argentina” sonaba cuando se jugó la Copa Mundial de Fútbol.

“En mayo de 1979, a la edad de 20 años, surgió en mí el planteo: ‘éste es un mundo de violencia, mentira y maldad; si la verdad y la felicidad existen, desde hoy me propongo encontrarlas’. A partir de entonces pondría en tela de juicio cualquier afirmación hecha por quien quiera hasta comprobar su veracidad por mi propia experiencia. Dejé la carrera de contador y comencé la búsqueda por los libros porque pensé que era la forma más práctica de recolectar información. Empecé a leer con avidez sobre filosofía, psicología, sociología, política, economía, novelas, poesía y, especialmente, orientalismo (sobre todo Krishnamurti y budismo zen)”. Contaba Saúl en una nota que dió ya hace varios años cuando lo entrevistaron relatando que en el 2012 padecía de artritis psoriásica, una enfermedad que lo dejaba con poca movilidad y mucho dolor, especialmente en las manos. Los médicos le dijeron que no tenía cura. En julio de ese año decidió ingerir sólo alimentos crudos y concretó un paquete depurativo. Un camino en el que logró experimentar salud, mayor lucidez, alegría y fortaleza.

En diálogo con Saúl nos cuenta que su causa comenzó hace dos años, con la idea de difundir la alimentación saludable y consciente por medio del veganismo. Actualmente su mensaje viene de la mano de una reforma política estructural contra la democracia y en favor al retorno al estado de naturaleza, en donde se debe respetar la vida y la libertad de todos los animales, habiendo alimentación consciente, con un fuerte activismo hacia el respeto por el medio ambiente.

“Mi propuesta es una anarquía no violenta, donde podamos formar comunidades campesinas autosuficientes, también conocidas como aldeas, en donde se promueva la bio construcción y la economía se base en el trueque, terminando con el sistema monetario.” afirma Saúl, incorporando conceptos como la “auto gestión y la vida para el desarrollo espiritual”.

“Mi opinión en sobre el actual gobierno y el anterior esta sintetizado en el mensaje que difundo por megáfono en la calle: llegó la hora de que pongamos las manos en la tierra para cultivar nuestros propios alimentos, y dejemos de confiar en Macri, Cristina y en toda la democracia charlatana corrupta y violenta que se cae a pedazos y para siempre”, sintetiza.

Saúl nos cuenta que su mensaje está teniendo mucha repercusión, sobre todo el video del día 17 de octubre que tiene casi 50 mil reproducciones.

“tengo entre 20 y 30 solicitudes de amistad en facebook por día”.

Noticias relacionadas