¿Qué se sabe de la eyaculación femenina?

Es un concepto nuevo que está en estudio. ¿Cómo se produce? La explicación de la sexóloga Viviana Wapñarsky.

La eyaculación femenina es una cuestión que genera controversia entre los expertos porque se trata de un objeto de estudio bastante moderno. La explotación de este recurso en el mundo de la pornografía generó especulaciones de distinta índole que hicieron que un porcentaje de la población llegara a dudar incluso de su existencia.

Se considera que quedó probada la existencia de este fenómeno en 2015, cuando investigadores del hospital Parly II de Le Chesnay (Francia) decidió estudiarlo más profundamente. Aún así todavía no existe una bibliografía muy extensa sobre la eyaculación femenina.

“Muchos médicos han propuesto explicaciones diferentes. Sin embargo, sus conclusiones son discordantes”, remarcaron los especialistas franceses en su investigación.

La sexóloga y psicóloga del Hospital de Clínicas, Viviana Wapñarsky, explicó a ConBienestar qué se pudo probar sobre este fenómeno hasta la fecha.

“La eyaculación femenina se llama así porque proviene de las glándulas de Skene o glándulas parauretrales. Se las conoce como la próstata femenina porque segregan contenidos muy parecidos a los que se expulsan en la eyaculación masculina, pero sin los espermatozoides”, consignó Wapñarsky.

El líquido es de una consistencia alcalina y un color blanquecino (muy similar al semen), pero no tiene ningún tipo olor. La cantidad que se expulsa es reducida y pasa por la uretra.

Por otro lado, Wapñarsky desmintió que se trate de una acción que una persona sea capaz de generar, término conocido como squirting. “En realidad, no es algo que uno pueda provocar voluntariamente, te sucede o no”, indicó.

Fuente: TN 

Noticias relacionadas