Villa Gobernador Gálvez: matan a balazos al padre de un niño que murió ahogado en una pileta

El asesinato de Gastón Gallardo ocurrió a plena luz del día. Dos sicarios lo ejecutaron. Ese día había ido a los tribunales a exigir que se investigue la muerte del niño.

Un crimen ejecutado por sicarios a plena luz del día conmocionó a Villa Gobernador Gálvez, ciudad vecina a Rosario, donde fue asesinado de seis disparos este jueves a la tarde Gastón Gallardo, el padre de Francesco, un niño de 4 años que murió ahogado el 13 de diciembre pasado en una pileta del Polideportivo de la Cooperativa Integral de Luz. Gallardo reclamaba justicia por el fallecimiento de su hijo.

El crimen está rodeado de cierto misterio. Y no hay claridad hasta ahora sobre quién encargó matar a Gallardo. Ninguno de los atacantes que se trasladaban en una moto de 110 centímetros cúbicos fueron detenidos por la policía. La víctima vivía en la cuadra de Avellaneda al 2000, donde fue baleado. En ese momento de la tarde, Gallardo tomaba mates con un comerciante de la zona. Los sicarios detuvieron la moto, dispararon y huyeron, un método de ejecución que se repite en esta zona.

Seis tiros

Los asesinos ejecutaron a Gallardo de seis tiros. Tres dieron en el pecho. Fue trasladado de urgencia a un hospital de esa ciudad y luego al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (HECA) de Rosario, donde poco después de las 20, falleció.

“Esto no tiene ninguna explicación”, aseguró a los medios Raúl Superti, abogado de la víctima, que unas horas antes de que fuera asesinado fue a reclamar a los tribunales de Rosario que se investigue a fondo la muerte de Francesco y que se clausure en forma definitiva el predio del Polideportivo de la Cooperativa Integral de Luz, donde se ahogó el niño de 4 años.

 

 

Marchas

Gallardo encabezó junto con su familia varias marchas para reclamar justicia por la muerte de su hijo. En medio de un intenso calor, el 17 de diciembre pasado Gallardo y su pareja Edith convocaron a una manifestación frente al polideportivo donde ocurrió la trágica muerte de Francesco. “Exigimos que se investigue a los responsables, y que paguen por lo que pasó. No me refiero a cuestiones económicas, sino a que las personas que tenían que estar a cargo del cuidado de mi hijo sientan el peso de la Justicia”, aseguró Gallardo frente a las cámaras de televisión.

Este hombre era empleado de planta permanente de la Municipalidad de Villa Gobernador Gálvez, y era del riñón de Pedro González, un dirigente histórico peronista que gobernó durante más de dos décadas esa ciudad. Después de la muerte de González en mayo de 2017, Gallardo quedó como una especie de secretario del yerno del intendente Diego Garavano, que era el presidente del Concejo Deliberante y quedó al frente del municipio hasta que perdió con Alberto Ricci, actual jefe comunal del Frente Progresista.

Clan narco

El clan narco de los Bassi conformaron durante mucho tiempo el brazo armado de González, que los usaba en forma permanente como si fuera un grupo parapolicial.

Eran los pesados de la intendencia, con la que tenían negocios permanentes a través de la concesión de boliches y la remisería Cinco Estrellas, el escenario de tres crímenes. Allí fueron asesinados Maximiliano y Leonardo, dos hermanos de Luis Bassi, alias Pollo, y su padre Luis.

Los investigadores no descartan que el crimen de Gallardo no esté relacionado con la muerte de su hijo, y por la metodología que se usó para ejecutarlo, con dos sicarios, tenga que ver con sus relaciones con el mundo criminal de la zona, donde las venganzas significan la muerte.

Fuente: El Litoral

Noticias relacionadas