La dura decisión que tomó la familia de David Ibbotson, el piloto del avión de Sala

El equipo de búsqueda solo halló el cuerpo del futbolista argentino. Cómo sigue la investigación.

El cuerpo rescatado de las profundidades del Canal de la Mancha es el de Emiliano Sala y ahora todos los interrogantes apuntan hacia el piloto del avión, el inglés David Ibbotson.

Gran parte aeronave fue encontrada a 67 metros de profundidad, pero aún no hay rastros de Ibbotson. Su mujer, Sara, dijo en la noche del jueves que prefería que los restos de su esposo descansaran en el agua.

Aún no hay rastros del resto de la aeronave donde podría encontrarse el cadáver del piloto. La Agencia de Investigación de Accidentes Aéreos (AAIB) además no retomará la búsqueda.

Hay algunos interrogantes que seguramente comenzarán a disiparse cuando comience la investigación formal. La gran pregunta es: ¿por qué el avión fue piloteado por Ibbotson y no por David Henderson, habitual capitán del intermediario (Mark McKay) que le consiguió el vuelo a Sala?

AVIÓN. Los restos aparecieron a 67 metros de profundidad.
AVIÓN. Los restos aparecieron a 67 metros de profundidad.

El diario The Sun además publicó que Ibbotson se sentía “algo oxidado” con el ILS, el sistema de aterrizaje por instrumentos que tenía el avión Piper PA-46 Malibu en el que viajaba Sala.

¿Por qué Ibbotson pudo pilotear? Un informe reveló que tenía una licencia privada para transportar pasajeros pero no contaba con una cédula comercial.

Según publicó The Sun, Ibbotson estaba endeudado por lo que trabajaba además como DJ y plomero para financiar su pasión por los aviones. “Siempre pensé que era mejor plomero que piloto”, confió un amigo suyo al diario inglés.

En ese sentido agregó que Ibbotson tenía miles de horas de vuelo pero en viajes menos exigentes, como el transporte de paracaidistas a lugares de salto. Era un trabajo de tiempo parcial para él que realizaba por “diversión” y no como una actividad profesional.

Fuente: TN

Noticias relacionadas