A ver Mauricio, a ver si nos entendemos

Columna de opinión

El discurso de inicio de sesiones del Congreso Argentino por parte del Presidente realmente dejó en muchos algo que estábamos esperando, un discurso que a fin de cuentas sea distinto a los frívolos relatos a los que Macri nos tiene acostumbrados. Al fin se sintió por primera vez que realmente le importa la realidad del país.
Este año electoral deja margen para los oportunistas, sin embargo si hay algo en lo que se pensaba que la gestión Cambiemos no iba a fallar era en su comunicación y es claro que con este discurso es tardío convocar a los propios con un discurso hacia adentro un poco mas que falaz. Verdaderamente a Macri se lo vió en terminos generales un poco mas intenso que discursos anteriores, pero de a ratos muy nervioso que como resultado dieron los furcios a los que ya nos tiene acostumbrados como agradecer “el apoyo del narcotráfico”. Escudarse en la idea esta de que es el primer gobierno en gestión con minoría en ambas cámaras, no solo que no es cierto sino que esa tarea pendiente de terminar con ese temor a no poder terminar la gestión ya aburre, porque no poder terminarla no solo es responsabilidad de quienes la demandan sino también de los que no saben sostenerla.
“Creció la economía, bajó la inflación, aumentaron la inversión y las exportaciones, bajó la pobreza y creamos 700 mil puestos de trabajo”, fue la frase que provocó una catarata de risas y aplausos irónicos por parte de los legisladores opositores; quienes reprochan “este es el gobierno que decía que no les iba a mentir”, por lo que hacer estas afirmaciones no solo que resta sino también hace enfurecer a muchos.
Capitulo aparte para la seguridad del Congreso que permite ingresar una persona no autorizada, quien aparentemente el Diputado Pichetto le habría permitido el acceso.
No es menor el párrafo que mencionó sobre la postura de la política exterior Argentina con respecto a Venezuela e Irán, una vez mas Argentina cambia de parecer y así es como el mundo nos ve, cambiantes, sin rumbo y totalmente permeables a las políticas de los países dominantes.
Cuando será el día en que la clase dirigente se ponga de acuerdo en dejar de ser funcional a los intereses de las potencias? Es hora de que entre todos convoquen a un proyecto serio y que los intereses sean en favor de lo nacional y no de los negocios del momento. Hoy estamos del lado que dominará latinoamerica por un tiempo y nadie quiere tomar el camino confrontativo como lo hace Venezuela, pero tampoco hemos de entregarnos porque ya aprendimos que cuando vienen, vienen por todo.

Juan Cruz Recalde Iturraspe
Presidente del Club de los Decepcionados

www.datagenconsultora.com.ar

Mio Sabores - San Jerónimo 3170 - 3425165751

Noticias relacionadas