El loco plan de Google para acabar con los mosquitos que está teniendo éxito

Verily, que empezó como la división de ciencia de Google, busca eliminar poblaciones de mosquitos para acabar con las enfermedades que propagan.

 

Verily, la división de ciencia e investigación de Alphabet, ha anunciado el éxito de tres pruebas basadas en la eliminación de mosquitos portadores de enfermedades mortales.
Mientras el mundo sigue pendiente de la progresión del coronavirus, no podemos olvidar que ya existían otros problemas de salud importantes. Enfermedades incluso más mortales contra las que los científicos llevan décadas luchando.

La diferencia es que muchas de estas dolencias se transmiten por métodos que no podemos controlar, como por ejemplo, las picaduras de mosquito. El virus del Zika y el dengue, por ejemplo, son más comunes en las zonas húmedas y calurosas en las que estos invertebrados se multiplican fácilmente.

El plan de Google contra los mosquitos

Aunque hay muchas maneras de enfrentarse a estas enfermedades, no hay ninguna para acabar con ellas completamente; así que en Verily han pensado, ¿por qué no eliminar a los que transportan estos virus y bacterias? De esa manera, la expansión de la enfermedad se frenaría o incluso se eliminaría.

Ahora la cuestión es si algo semejante es posible, y Verily acaba de demostrar los primeros indicios de que sí lo es. En un estudio publicado hoy en Nature, Verily ha detallado los resultados de sus pruebas de supresión de mosquitos en tres zonas de prueba en Central Valley, California, como explican en Bloomberg.

El proyecto empezó en 2017, cuando Verily soltó nada menos que 20 millones de mosquitos en la zona de Fresno, California, de manera controlada. Apenas el año anterior había dado inicio la crisis humanitaria por el zika. Desde entonces, Verily ha continuado soltando mosquitos, a ritmo de 80.000 por día durante periodos de 2018.

Puede que te preguntes qué sentido tiene soltar más mosquitos para acabar con ellos. La clave es que estos son mosquitos macho, criados en granjas e infectados con una bacteria Wolbachia, que, una vez que infectan a las hembras, provoca que los huevos de mosquito no eclosionen.
Normalmente sólo los mosquitos hembra pican, de ahí que soltar tantos mosquitos macho no suponga un problema para los seres humanos. Y en teoría, hace que con el paso del tiempo haya menos mosquitos hembra capaces de transmitir enfermedades.

Las primeras pruebas, optimistas

Las primeras pruebas indican que esa teoría puede ser cierta. Cada noche se ponían trampas para capturar y estudiar mosquitos; y normalmente no se encontraban mosquitos hembra, o uno como mucho. En cambio, en los lugares de control, sin ejemplares infectados, se llegaban a capturar 16 mosquitos hembra por cada trampa.

La tecnología de Google se ha puesto a prueba con estos experimentos; como por ejemplo, en los métodos automatizados para contar mosquitos y separar los machos de las hembras. Además, también han desarrollado algoritmos para decidir la mejor zona en la que soltar a los mosquitos infectados. La cría de mosquitos también ha resultado ser más difícil de lo que podríamos pensar, y se han tenido que desarrollar nuevos dispositivos para ello.

Hay algunos detalles que confirmar, ya que la prueba se ha realizado en una localización muy árida y seca, justo donde los mosquitos lo tienen más difícil para sobrevivir. La verdadera prueba de fuego será comprobar si el impacto es similar en zonas húmedas y calurosas, más cercanas a los trópicos.

www.datagenconsultora.com.ar

Mio Sabores - San Jerónimo 3170 - 3425165751

Noticias relacionadas