Sin temas conflictivos, el Congreso funcionará por primera vez a distancia

Juntos por el Cambio cedió y la semana que viene se debatirá vía internet. En Diputados, la sesión será mixta. En el Senado, sólo estarán presentes las autoridades de cada bloque partidario.

Por primera vez en 158 años de historia, el Congreso se prepara para sesionar esta semana por internet, sin poblar los recintos de ambas cámaras, sino únicamente con las autoridades de las cámaras y de los bloques políticos.

La primera sesión del Parlamento argentino fue la Asamblea Legislativa del 25 de mayo de 1862, encabezada por el entonces presidente Bartolomé Mitre, en la antigua sede del Congreso, ubicada en la calle Perú 272, en la Manzana de las Luces, en el casco histórico de la ciudad de Buenos Aires.

Desde entonces, todas las sesiones de la Cámara de Diputados y del Senado fueron realizadas de manera presencial, inclusive en estos últimos 20 años, con conexiones masivas a internet en todo el territorio nacional.

Como consecuencia del distanciamiento físico que rige en el país para afrontar la pandemia de Covid-19, el Congreso vino realizando en las últimas semanas sus primeras experiencias a distancia en reuniones de comisiones.

Pero hasta ahora no se ha realizado ninguna reunión de los plenos de ambas cámaras para debatir y sancionar leyes.

Eso es lo que se intentará esta semana, por impulso del oficialismo y tras largas discusiones con Juntos por el Cambio, el principal espacio opositor, que se mostró reacio a las sesiones virtuales por considerar que se debían buscar sitios más amplios que los recintos del Palacio del Congreso para la realización de sesiones de manera presencial

Al final, Juntos por el Cambio cedió y acordó con el Frente de Todos protocolos de sesiones remotas, que serán puestos a prueba esta semana.

En Diputados, se acordó una sesión mixta: únicamente el presidente de la Cámara, Sergio Massa, y los jefes y las autoridades de bloque estarán en el recinto (hasta 40 personas); y el resto, desde sus provincias.

En el Senado, la vicepresidenta, Cristina Fernández, presentó un protocolo de sesión virtual que determina que sólo ella y las autoridades de la Cámara estarán en el recinto; y los senadores, desde las legislaturas provinciales, los concejos deliberantes, las casas de gobierno o las sedes municipales, que tienen conexiones a internet más veloces y seguras que las domiciliarias.

Sin embargo, en esa Cámara los senadores de Juntos por el Cambio piden que sea un esquema mixto similar al de Diputados, de manera que en el recinto puedan estar también los jefes de los bloques.

Esquema

Los diputados y los senadores se conectarán cada uno desde una computadora a una sala virtual, en la que estarán Massa y Cristina, respectivamente.

Lo más probable es que en ambos casos, primero, se lleven a cabo sesiones virtuales piloto, para probar el funcionamiento de los sistemas, antes de realizar las sesiones que tengan validez institucional y legal.

Pasados los test, en las sesiones virtuales no se tratarían, en principio, según conversaciones entre el oficialismo y la oposición, asuntos conflictivos, por tratarse de una experiencia nueva para todos.

En el oficialismo aseguran que los sistemas funcionarán correctamente, pero en Juntos por el Cambio temen que pueda haber problemas, como fallas en conexiones o hackeos; y, sobre todo, que la tecnología complique el desarrollo de los debates. Señalan que hasta el viernes sólo 70 de los 257 diputados tenían su conexión a la red telemática privada (VPN) segura, a la que cada uno debe ingresar con usuario y contraseña.

A su vez, el secretario administrativo de Diputados, Juan Manuel Cheppi, dijo a La Voz que la aplicación desarrollada por los técnicos de la Cámara, en conjunto con el programa Cisco Webex, de teleconferencias, es un sistema que “ya fue probado” en el último congreso del Frente Renovador, el partido de Massa, con más de 250 participantes, y que “funcionó bien”.

Señaló que esta semana se hará una prueba piloto, tal como pidió Juntos por el Cambio, y que los 257 diputados estarán esta semana conectados a la red VPN.

En general, los proyectos que en Diputados tienen previsto debatir son de exenciones impositivas y de ayudas para trabajadores de la salud, y medidas de auxilio para pequeñas y medianas empresas por la crisis económica que ahondó el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (Aspo) que rige desde el 20 de marzo pasado.

En el Senado, a su vez, podrían discutir decretos de necesidad y urgencia dictados por el presidente Alberto Fernández, que deben ser aprobados o rechazados según su validez; y quizás proyectos de ley que tengan amplio consenso.

El Poder Ejecutivo tiene vedada la posibilidad de imponer medidas por decreto cuando sean de materia impositiva, por lo que este tipo de asuntos serán parte del temario de los diputados, porque, además, cuando se trata de impuestos, es la Cámara Baja la que debe iniciar su discusión y el Senado actúa como cámara revisora.

Sin embargo, el declamado proyecto de ley que crea un impuesto a las grandes fortunas, del diputado Carlos Heller, del Frente de Todos, es poco probable que se trate en esta primera sesión remota de la Cámara Baja, pese a que cuenta con el apoyo del conductor de la bancada oficialista, Máximo Kirchner, y del Presidente.

El proyecto no tiene consenso en la oposición, por lo cual no tendría la media sanción en Diputados.

Hasta $ 70 mil “extras” para empleados

En una decisión que ya está generando un fuerte cruce político entre oficialismo y oposición, la vicepresidenta Cristina Fernández y el titular de Diputados, Sergio Massa, decidieron pagar una suma “extra” a los empleados del Congreso Nacional que están asistiendo a trabajar durante la pandemia.

En momentos en que la mayoría de los trabajadores privados sufren recortes de sus salarios y en muchas empresas realizan el pago en cuota de los sueldos, Cristina Fernández y Massa otorgaron este pago “extra” para los empleados que van a trabajar al Congreso Nacional.

Juntos por el Cambio, la principal fuerza de oposición, ya adelantó su rechazo a la medida.

A través de una resolución conjunta firmada el jueves pasado por los presidentes de ambas cámaras, se aplica una suma no remunerativa equivalente a 13,56 módulos por día (cada módulo equivale a 167,73 pesos) de efectivo cumplimiento entre el día 20 de marzo –primer día de aislamiento social obligatorio establecido el 19 de marzo– hasta el 10 de mayo, ambos días inclusive, según informó ayer el diario La Nación.

El cálculo –un adicional de 2.274 pesos por día– podría representar hasta unos 70 mil pesos adicionales por mes; y el plazo, establece la resolución, puede ser prorrogado.

En ese documento se aclara que quedan excluidos directores, subdirectores y jefes de Departamento. La resolución abarca a personal sanitario, de limpieza, de seguridad y de teleconferencias, que cumplen tareas esenciales.

Según lo establecido por esa resolución, el aumento especial será aplicado a quienes hayan cumplido funciones de manera presencial para garantizar “el mínimo y esencial funcionamiento” del Congreso.

Fuentes de la Presidencia del Senado aclararon, sin embargo, que en ese órgano hay un total de 160 trabajadores que asistieron desde que comenzó a regir el aislamiento obligatorio y que esa asistencia se dio en el marco de un esquema rotativo.

“La inmensa mayoría, que son el personal de limpieza, son los que menos cobran. Nadie trabajó todos los días, por una cuestión sanitaria se fue rotando el personal. En general, el personal sanitario e informático trabajó entre uno y dos días, por ende, en la gran mayoría de los casos la suma adicional sería de 2.300 pesos y cinco mil pesos”, dijeron fuentes legislativas a La Nación.

En la Cámara de Diputados, el personal abarcado por esta medida representa menos del uno por ciento del personal total de la Cámara, unas 45 personas por día que van rotando.

Oposición: En contra

Juntos por el Cambio rechazó la decisión del oficialismo.

A través de un comunicado, Juntos por el Cambio pidió anular la decisión de un pago extra a empleados del Congreso. “En un momento en el que todos los argentinos están haciendo un gran sacrificio y las pequeñas empresas se encuentran en una situación crítica, debería ser impensable asignar recursos adicionales que no sean destinados a los trabajadores de la salud y de las fuerzas de seguridad , que arriesgan sus vidas para protegernos”, dijeron los opositores.

www.datagenconsultora.com.ar

Mio Sabores - San Jerónimo 3170 - 3425165751

Noticias relacionadas