El 10 por ciento de los complejos de fútbol 5 de Santa Fe analizan cerrar

Así lo anticiparon referentes del sector, quienes elevaron al gobierno un protocolo de funcionamiento. Definen a la situación como "crítica" y reclaman previsibilidad.

“La realidad es crítica y se complica día a día” aseguró Matías Poletti, integrante de la comisión que nuclea a los propietarios de los complejos de fútbol 5 de la ciudad de Santa Fe  y zona.

El sector se encuentra preocupado por la situación que atraviesan desde hace 50 días (sin poder funcionar) pero más aun por la falta de previsibilidad. Es que al tratarse de una de las actividades que más podrían demorar en reactivarse (es un deporte de contacto), los dueños le piden al gobierno certezas en relación a los plazos de reapertura a pesar de que aún se está en cuarentena.

En ese sentido, advierten que son muchos los complejos que analizan bajar sus persianas. “Estamos prácticamente en un 10 por ciento de los complejos de Santa Fe que dudan en volver abrir. Si esto continúa, seguramente ese número se va acercar al 50 por ciento”, afirmó.

En esta capital hay 40 complejos y si se suman las localidades satélites de la capital (Recreo, Ruta 1, Santo Tome) las locaciones superan las 60. Según dijo, “las familias afectadas directamente son más de 200 pero indirectamente tenemos más de 500”.

Es por ello que referentes del rubro diseñaron un protocolo de funcionamiento y lo elevaron al gobierno. “Hemos enviados notas y hemos pedido reuniones”. En relación a las condiciones de funcionamiento, el referente apuntó: “Tener un intervalo entre turno y turno, abrir menos cantidad de horas, abrir a la tardecita/noche. Hacer limpieza antes del turno y posterior al turno, como por ejemplo los vestuarios. Además, que solamente concurra al lugar un solo empleado. Nos acogemos al protocolo del comercio minorista y mayorista. y agregamos algunos ítems que son propios de nuestra actividad”.

También, le reclaman al gobierno tener al menos “una fecha tentativa” de reapertura. Esa situación, les permitiría organizar “pagos y tomar decisiones” como puede ser un eventual cierre de la actividad. “Tenemos que planificar nuestra situación porque es muy delicada y está en juego nuestra salud mental”, añadió Poletti.

“Nosotros tenemos gastos realmente altos que no podemos hacer frente si no tenemos ingresos. A nivel comercial, nuestra actividad tiene los locales más grandes por metro cuadrados, son alquileres muy altos; los impuestos son muy altos. Para que la gente sepa, los galpones aproximadamente de API, bimestralmente está arriba de diez mil pesos; las tasas son superiores a dos mil pesos mensuales. Es decir, no es solamente el alquiler, que en muchos casos los propietarios acceden a un descuento, pero en otros no”, graficó en declaraciones al programa “De 10”, que se emite por LT 10.

Y continuó: “También están los empleados, los servicios. La luz, nosotros pagamos mucho, tarifas altas de EPE y no podemos pagar las que tenían vencimiento en abril, en mayo. Eso se nos va acumulando y se transforma en una preocupación muy grande. En forma cotidiana nos escriben los clientes pidiendo por favor dejarnos meter un turnito. Porque están pidiendo por favor salir de la casa porque la situación de aislamiento afecta a la salud mental. Así que creemos que desde el punto de vista de la salud creemos que es una actividad esencial a nivel social”.

www.datagenconsultora.com.ar

Mio Sabores - San Jerónimo 3170 - 3425165751

Noticias relacionadas