Patriarcado: ¿Sabemos realmente que es?

Una de las palabras más usadas por el movimiento feminista y por toda persona que se intenta apropiar de una palabra quizás para minimizar la lucha de las mujeres...pero no se investiga sobre el origen o significado de la misma.

En Argentina desde que nace el Ni Una Menos en 2015 y da comienzo el 3 de junio de 2016, escuchamos nombrar varias palabras que para muchas personas era y aun siguen siendo desconocidas, la curiosidad se fue potenciando a medida que la lucha de las mujeres y las personas de la comunidad LGBTIQ+ conquistaban derechos. Pero por más que nos llamaban la atención esas palabras no nos tomábamos el trabajo de investigar sobre las mismas, “algunas mujeres y personas de la comunidad LGBTIQ+ empezaron a conocer palabras asistiendo a formaciones sobre feminismo, violencia de genero y con el tiempo en formaciones de las nuevas masculinidades”, pero…

¿Qué paso con quienes no asistían a esas formaciones?

Se fueron apropiando de esas palabras adaptándola en el vocablo nuestro de cada día, en memes a favor o en contra del feminismo o de las mujeres en general, pero seguían hablando sin fundamentos aun hablan del “Patriarcado” por ejemplo intentando dar cátedra de algo desconocido.

¿Sabias qué…?

Se denomina como patriarcado al predominio de la autoridad que ejerce un varón sobre un grupo de personas o sociedad, específicamente sobre las mujeres, los niños y niñas, también se entiende como patriarcado al obispo de ciertas iglesias ortodoxas o a los fundadores de una orden religiosa.

La palabra patriarcado deriva del latín tardío patriarchālis, que significa “gobierno de los padres”.

O ¿Sabias qué…?

El origen del patriarcado:

Viene de diversos estudios antropológicos, sociológicos y políticos que han determinado al patriarcado, como estructura familiar y social, data cerca del año 3000 a.C., incluso, se considera que el patriarcado también inició en las familias hebreas en las cuales se daba este tipo de organización.

Los principales indicios del patriarcado derivan de que el hombre impuso su voluntad, poder y superioridad ante la figura femenina al asignarle diferentes tareas y obligaciones como la recolección de alimentos, los cuidados del hogar, la reproducción, entre otros.

Por su parte, el hombre se dedicaba a la caza, a los enfrentamientos de guerra, se otorgaba el derecho a tener más de una pareja, por lo que, además, dominaba la sexualidad femenina y, se dedicaba a inculcar los valores familiares y sociales.

De allí que, los especialistas han señalado que la estructura del patriarcado se fundamenta, principalmente, en tres aspectos que son: las relaciones de parentesco y, en específico con la mujer, la heterosexualidad obligatoria y el contrato sexual.

En consecuencia, los diversos movimientos feministas han luchado a lo largo de los siglos XIX y XX por la igual social, política, familiar y cultural entre hombres y mujeres. Muchos han sido los logros alcanzados, sin embargo, aún existen grandes evidencias de que el patriarcado continúa imponiéndose de diversas maneras en la actualidad.

Algunos Ejemplos de patriarcado son:

Dependencia económica:

Puede ocurrir porque se ofrecen salarios más bajos a las mujeres “la inequidad económica”, trabajos inestables (en negro o desvalorizado), aveces las mujeres terminan dependiendo del sustento masculino ya que no es completo el reconocimiento a la mujer por su desempeño en cada trabajo como si lo fue y aun lo sigue siendo en los hombres.

Violencia doméstica o del hogar:

Muchas son las mujeres todavía sufren de maltratos psicológicos y físicos por parte de sus parejas por ser consideradas como seres inferiores y de servicio.

Estereotipos:

Se pueden apreciar tras diversos comentarios o sugestiones acerca de la figura femenina. Por ejemplo: “Se nota que hay una mujer en la oficina”, “tú casa esta hecha un desastre, necesitas una mujer urgente”.

Acoso sexual o violaciones:

Aunque existen leyes para la protección de la mujer, aún muchas son víctimas de una violación o de ser tratadas como objetos sexuales por hombres sin escrúpulos (en la calle, en el trabajo, en el hogar,en la escuela, por un familiar, un conocido o un desconocido).

Competitividad laboral:

Muchos son los casos en que las mujeres consiguen altos cargos laborales, sin embargo, no les permiten optar por puestos directivos. Asimismo, hay casos en que no se les permite a las mujeres optar por puestos de trabajo más competitivos a causa de la mal llamada “superioridad masculina”, las mujeres y las personas LGBTIQ+ siempre han hecho trabajos que hacen los hombres pero no había un reconocimiento monetario ni en la palabra “trabajadora de…, lo hizo ella…, etc…” se invisibilizaba cada labor hecho por ellas y aun lo siguen haciendo.

¿A quiénes perjudica el patriarcado?

Con el patriarcado perdemos todos y todas, hombres y mujeres. Las mujeres porque son explotadas y subordinadas: menos oportunidades de prosperar profesionalmente, peores remuneraciones, empleos mayoritariamente dedicados al servicio, etc. Aunque los hombres salen beneficiados de este sistema, también pierden libertad, ya que se espera de ellos una serie de cosas por el solo hecho de ser hombres, y cuando no son capaces de cumplirlas, se les juzga o les lleva a la frustración.

¿Sabias algo de todo lo expuesto anteriormente?, ¿Sabemos realmente el significado de “Patriarcado” o solo la decimos porque otro/a lo dijo?

 

Importante:

Si hay algo de lo que queres hablar o escribir y no conoces del tema…tenes muchas opciones a la cual recurrir para informarte y formarte ” no solo en libros digitales o impresos, sino en buscadores web y en las personas especialistas en el tema las cuales te brindaran toda las herramientas que necesitas para tener un buen fundamento y que tenga el peso del saber”.

Mio Sabores - San Jerónimo 3170 - 3425165751