Merecido reconocimiento a las Mamas Sustitutas del Hospital de Niños “Orlando Alassia”

Desde hace 35 años brindan un importante servicio de apoyo y contención a los niños y niñas internados en el hospital y a sus familias.

Hace 35 años, cuando el Hospital de Niños “Orlando Alassia” funcionaba en Bv. Galvez, a metros de la Plaza Pueyrredón, un grupo de valientes mujeres decidieron organizarse para poder asistir a los pequeños internados y a sus familias en aspectos que excedían la función de los médicos o las enfermeras. Ellas notaban que algunos chicos y sus mamás llegaban “con lo puesto” y debían permanecer varios días internados, sin ningún tipo de asistencia. También algunas mamas del interior de la provincia, o que no tenían familiares, no querían dejar solos a sus chicos para ir a realizar un trámite o necesitaban un pequeño “reemplazo” para ir a asearse o, simplemente, cambiar de paisaje en algún momento del día.

Stella Maris Trentino, nos cuenta que, de aquellas pioneras, ya no queda ninguna, a pesar de que, antes de la pandemia, todavía trabajaba con el actual grupo una de ellas, la señora Maria Lidia Alonso.

“En 22 años que estoy en el Hospital, he aprendido un poco. Nuestra principal función es cuidar de los bebés yniños, tenemos desde recién nacidos hasta los 15 años,  mientras  los papás o algún familiar se ausenta para hacer algún trámite o simplemente sale afuera para tomar un poquito de aire. Nosotras estamos allí, para reemplazarlo. también proveer de ropa,  elementos de higiene, porque hay gente que llega con lo puesto (literalmente) y entonces tratamos de conseguirle ropa, calzado, de acuerdo a sus talles.”

 

Además del cuidado y la asistencia, las Mamás Sustitutas se encargan del festejo del Día del Niño, Navidad y la visita de los Reyes Magos para alegrar las difíciles horas de internación de los más pequeños.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

También realizan campañas de prevención e información en las redes, a las utilizan además, para pedidos de ayuda concretos.

Afortunadamente son varias las asociaciones, grupos o particulares, que se acercan al Hospital de Niños a entregar ropa, juguetes y elementos de higiene. Las Mamás Sustitutas se encargan de recibirlos, acondicionarlos si fuese necesario y clasificarlos y guardarlos para ser usados por quienes son sus destinatarios.

En la actualidad y a raíz del protocolo impuesto por la pandemia, las mamás tienen determinados días y horarios para asistir, pero no por ello disminuyeron su colaboración.  Todas ellas son voluntarias ( por supuesto no cobran nada por esta labor), se ocupan de sus respectivas familias y estudios o trabajo, pero siempre, un momento a la semana, ponen su energía y su corazón junto a los niños del Hospital Alassia.

El presidente de la Cámara de Diputados de Santa Fe, doctor Pablo Farías, propuso dar un merecido reconocimiento a tantos años de silenciosa  y constante tarea y el 11 de noviembre de este año , en la Legislatura Santafesina se les entregó un premio:  el Diploma de Reconocimiento PúblicoPor su destacada labor, brindando un espacio de contención integral para las niñas, niños y familiares que permanecen en el Hospital “..

A raíz de las restricciones por la pandemia, tres de ellas fueron a recibir el Diploma. El grupo de Mamás Sustitutas está compuesto, actualmente por las siguientes personas:

Alejandra Angelucci, Beatriz Arteaga, Sol Bellini, María de los Milagros Castillo, Graciela Marquez, Liliana Miglione, Magalí Sileoni y Stella Maris Trentino. 

Ellas han contenido y apoyado a cientos de niños que pasaron por el Hospital de Niños, brindándoles contención, confianza, tranquilidad y alegría.

Stella Maris Trentino eligió una de las tantas anécdotas que lleva en su memoria:

Una mañana, llego al Hospital y, como siempre, me dirijo a la Jefa de Enfermeras a preguntarle las necesidades  de ese día, o si había algún nenito para cuidar. Me dice la Jefa de Servicio de Neonatología: “Si, por favor! Tengo una bebé recién nacida que  está solita, porque su mamá no  está bien y está internada”.  Su mamá había tenido un problema post parto  y estaba bastante delicada, estaba internada y no podía atender a la bebé. Fue así como durante más de dos meses, nos turnamos para bañar, cambiar, lavar la ropita de  esta pequeñita, que se llama Liz. Mirta, su mamá, tuvo muchos problemas, estaba muy delicada y su papá hacía lo que podía, porque tenía que trabajar y atender a tres pequeños más que estaban en su casa.. Pasó el tiempo y una mañana, muy esperada, llegó la mamá, muy débil, muy débil estaba, pero llena de amor y de agradecimiento hacia nosotras y se llevó su bebé a casa. Esta historia tiene casi 6 años. Hemos ido al bautismo de Liz, hemos ido  a cumpleañitos de Liz y los papás están eternamente agradecidos , siempre se comunican con nosotros, siempre nos saludan.

 

¿Qué mas se puede agregar? Eternamente agradecidos estamos todos, por tan generosa sensibilidad. 

Publicite Aquí

Noticias relacionadas