“Yo elijo contar mi historia”, “Después la Libertad”

Entrevista a Elena Moncada parte II

En el 2010 empiezo a grabar mi primer libro “yo elijo contar mi historia”, porque sino lo ponía en algún lugar yo me iba a volver loca. En el 2011 lo tipean y yo entré en pánico, estuve en sesión con un psiquiatra, tomaba pastillas porque estaba muy mal, había removido todo lo que pasé. Tenia muchas discusiones con mi hijo al que tuve a los 16 o 17 años de edad, el estuvo internado en esa época y yo era muy chica para vivir todo eso a parte “mi mamá se prendió fuego, yo fui violada reiteradas veces por distintas personas a partir de mis 9 años”, cada cosa que me iba pasando me ponía mal lloraba y le decía a mi hijo “pasa que ustedes no me entienden todo lo que me paso a mi, mi mamá prendida fuego, después mi papá nos llevaba al Hospital Cullen y al levantar la sabana decía miren lo que se hizo su mamá porque no los quiere”(llora Elena y recuerda que hace unos días falleció un primo de ella que tenia covid), mi hermana que ahora tiene 49 años en ese entonces tenia 2 meses y 5 días. Venia de vivir en Bs As con mucha plata y vine acá donde vivo actualmente y no tenia piso, al techo le chorreaban las gotas, llovía y corría los muebles y hoy puedo decir que es una casa, por más que le falte un montón de cosas pero “yo no soy materialista voy de a poquito”.
Cada vez que entraba mi hijo y me veía mal me decía “oh ahora ¿Qué te paso?” y yo le respondía “Nada” porque sentía “culpa”, mi papá no nos cuidó “nos repartió a los 21 hermanos que eramos”.

Un día cuando fui al “CANOA” la institución donde trabajaba y me sentía muy bien porque eran de territorio, de esas que te dejan una enseñanza,me habían invitado a un taller de reciclado en San Lorenzo y acepte la invitación por más que me decía a mi misma “¿Qué tenia que ver el reciclado conmigo?” y yo re coqueta fui, por ejemplo ahora si tengo que ponerme el barbijo para salir “me pinto los labios igual”, fui con tacos me dijeron “mira como te viniste con todos los brillos” yo le respondí “me dijiste que iba a venir un funcionario”, quería conquistar a la gente para que nos den una mano. Entonces cuando me siento una compañera me dice “hay Marilyn mira como te viniste” (le decían por Marilyn Monroe), le dije que yo iba a escribir un libro “¿En serio Ele?”, me dice, “Sí, tengo ganas”, me enojo mucho porque me largaba a llorar cada navidad y aun lo sigo haciendo, el día de la madre que paso por ejemplo “si yo hubiese tenido a mi madre estaría cuidándola en mi casa”, “yo se que todos necesitamos a la madre pero para mi era el pilar que se me cayó y quede a la deriva cada uno/a lo vive a su manera”.

Entonces mi compañera me dice “bueno le voy a decir a Marcos”, en eso llega Marcos Barberis y ella le comenta que yo quería escribir un libro, le dije “voy a escrachar a los famosos y voy a salir en la tele”, en una hoja “Marcos” me pone 3 preguntas porque el ya sabia un poco mi historia y me dice “el miércoles te espero a las diez en CANOA yo te pago el remis”, fui y al llegar me pregunta por la hoja con las preguntas que me había dejado y le dije “no, mira yo soy esto, no entiendo nada de lo que me estas preguntando, vos decime que queres saber y yo te lo digo porque yo fui hasta 3er grado no puedo leer de corrido porque si me trabo en una palabra que no la entiendo y me voy, no me gusta y no aprendí a leer”. Me explico como seria y cuando me descuide eran todos los miércoles a la mañana hasta las 11:30 o 12, se sumo Javier Bonatti que siempre venia por la zona que vivo yo, me acompañaba cerca de mi casa y seguía para su trabajo. Todo ese año grabamos, a mi me encantaba ir los miércoles porque llegaba y tenia las facturas todo y se habían apuntado todas las preguntas porque para ellos mi mundo era un mundo nuevo y para mí el mundo de la escritura, el leer porque mientras íbamos armando yo leía y le decía ¿Qué pusiste ahí?, me iba dando cuenta que aprendí un montón me decían si yo quería tipear un ratito, entonces ponía cosas que no importaba como lo hacia sin acento o con acento así fui escribiendo, ahora en mi computadora soy una maquina, “era un aprendizaje de ambos” porque había palabras que en el mundo de la prostitución se manejaban y quienes me ayudaron hacer el libro no las conocian entonces les enseñaba “al principio me daba verguenza despues no”, en 2011 cuando me tipean todo ya sabían un poco de mi historia.

El primer libro cuenta toda mi historia, el segundo libro no lo quise tomar como la continuación del primero, entre en un estado depresivo me internan en el Iturraspe y me descubren que soy diabetica, lloraba venían mis amigas, venia María Claudia Albornoz, me cocinaban pero yo comía hablaba un ratito y decía “chicas me voy acostar”, cuando me ponía a leer lo que habíamos escrito y 3 días después no me podía levantar de la cama, me ponía a llorar y cancelaba los talleres, todo el 2012 estuve depresiva, en un año me mude 16 veces.

En el 2013 sentí el apoyo de la gente que me quiere “me emociona porque la gente me quiere de verdad, nose si es por lo que transmito, por lo que digo porque también “hay que tener ovarios para estar parada en una esquina, para contar tu historia ahora y que este acá viva porque del mundo de la droga podes entrar pero no sabes si podes salir”.

Me beca “acción educativa” para una diplomatura en Trata y todos los sábados era escuchar boludeses, nos mostraban vídeos de trata cada vez que íbamos y después había que resolverlos para una ficha, escuchaba que decían “les gusta viste que el camionero quiere llevársela y ella no se quiso ir”, yo salía lloraba un rato y volvía. En mayo durante la diplomatura a mi se me había salido la cadena cada grupo tenia un color yo estaba en el color naranja donde también estaba Norma Poruznick, había un policía que siempre hablaba ultimo yo no me daba cuenta pero después comencé a observar bien y el daba a entender que “la mujer era una forra igual”, entonces un día dije que iba hablar ultima yo y el me decía porque, le pedí que no me levante la voz ahí es cuando levante la voz yo insistiendo en hablar yo y nos pidieron que no gritemos, me paré le dije como veía yo las cosas una por ejemplo decía que ayudo 3 veces a las chicas en situación de trata, conté que estuve 18 años en prostitución, use drogas retome el tema del camionero y le dije “¿qué el camionero la va a llevar a la piba a donde?, ¿a la casa de la mujer y le va a decir que la trajo de un prostíbulo?”, todas y todos lloraban porque no querían que me vaya y yo no quería volver.

Cuando salí decidí presentar el libro aun que no estaba impreso porque “me cansé de escuchar boludeces, de que hablen de la trata como si fuese algo que elijen la trata, los fiolos también te tratan”. Presenté mi libro y fueron muchas amigas llorábamos todas y me felicitaban por lo que había logrado, yo nunca trabaje ni tuve un sueldo digno.

En 2016 nos dieron la personaría jurídica y me la pase viajando presentando el libro y dando talleres “47 viajes de ida”, 3 talleres por día hacia. Después con Cecilia Rugna estuvimos 3 años intentando hacer otro libro mi idea era que se llamar “sigo eligiendo” porque tenia guardado todo lo que me quedo del anterior que no pusimos en el primer libro pero me di cuenta que me descubrí abolicionista, feminista, como miro a la gente ahora, como miran las mismas mujeres a otras, el maltrato por ejemplo el no creerle a otra mujer cuando cuenta lo que le paso y dicen “¿Por qué no lo dijo antes?”, pero “una lo cuenta cuando puede”.

 

Yo elijo esta especialmente dedicado para la educación sexual integral, me parecía que mi historia valía la pena en esos espacios, he entrado a aulas de 500 alumnos/as y las docentes me dicen que no pueden creer como silencio a los pibes/as. Los varones de 40 para arriba nose si creen que les voy a enseñar algo tal vez siguen buscando una prostituta, pero varones de 30 años para abajo hay muchos varones que están cambiando su forma y todos esos chicos que me escucharon en las escuelas me los vuelvo a encontrar como uno que se fue llorando de la Constituyentes el año pasado dijo que le iba a pedir perdón a la madre, le conté mi historia y salió llorando. Mi palabra tiene el poder de haberlo vivido lamentablemente porque yo hubiera querido otra vida, pero se ve que el destino mio era esto y hacer por mucha gente “en estos casi 12 años hay más de 20 chicas que no laburan más” yo siempre las incentivo a que pueden ponerse algo en su barrio y a su comida la tienen garantizada.

El año pasado entraron 11 compañeras al programa “Hacemos Futuro”, hay chicas que no sabían ni leer ni escribir a una en particular le he enseñado a leer y escribir.
El libro Después la libertad sale porque aun que nadie es libre del todo  yo me liberé de las drogas, la violencia y la prostitución.

Queres conocer más sobre el trabajo y la lucha de Elena Moncada estas son sus redes:

https://www.facebook.com/yoelijocontarmihistoria

https://www.instagram.com/yoelijo_despueslalibertad/

 

También contactandola en sus redes podrás acceder ala compra de sus libros “Yo elijo contar mi Historia” y “Después la libertad”. ¡Consulta los precios de cada libro!

www.datagenconsultora.com.ar

Noticias relacionadas