Colón perdió 3-1 con Argentinos Juniors

El sabalero cayó sin atenuantes por la 17ª fecha de la Liga Profesional y volvió a dejar una mala imagen en lo futbolístico. Rodrigo Aliendro se fue expulsado antes del entretiempo.

Colón no pudo ante Argentinos Juniors y perdió por 3-1 en el Torneo de la Liga ProfesionalRodrigo Aliendro se fue expulsado antes del final del primer tiempo y el Sabalero se resignó a atacar en el segundo tiempo.

El Estadio Diego Armando Maradona es un escenario complicado para cualquier equipo. Las dimensiones del campo de juego, uno de los más chicos del fútbol argentino, obligan a jugar a los jugadores en poco espacio y a mantener la concentración en todo momento. Un error en cualquier zona de la cancha puede dejar mano a mano al rival.

La picante frase de Kicillof contra Rodríguez Larreta

Argentinos Juniors llevó la iniciativa en los primeros minutos. Sin ser un dominio claro ni efectivo en cuanto a la generación de juego, el Bicho tenía mayor predominio en la cancha y Colón mostró algunas fisuras en defensa.

Esas deficiencias a la hora de marcar le permitirían al Bicho poner el 1-0 en el marcador. Gabriel Carabajal tomó una pelota dentro del área, remató y Leonardo Burián evitó el gol, pero en el rebote –al que ningún defensor sabalero pudo llegar- el exjugador de Patronato cabeceó a gol y tomó mal parado al Cachorro que ya nada pudo hacer para evitar la caída de su arco. El gol confirmaba los momentos que atravesaban los equipos en el partido.

La apertura del partido potenciaría todo lo bueno que estaba haciendo Argentinos Juniors y hundiría aún más el rendimiento del equipo del Barba Domínguez. Luego del tanto del ex Unión, Colón se mostró confundido, grogui, atravesó un período en el que los de Gabriel Milito pudieron ampliar la ventaja de no ser por Burián o fallas en la definición.

En el ataque, la actuación de Colón era muy pobre. Como no tenía la pelota, dependía de incursiones individuales para romper el planteo defensivo que había dispuesto Milito. Rodrigo Aliendro avanzaba desde la mitad de la cancha pero no recibía asistencia de Facundo Farías o Christian Bernardi u otro jugador que suba por los costados, por lo que la ofensiva sabalera era otro de los puntos bajos del equipo.

Así como la cancha puede jugar en contra, permite llegar al arco rival con bastante facilidad. En otro avance de Aliendro, el mejor del equipo en el partido, el volante ingresó al área de Lanzillota por el centro, controló con maestría un centro desde la derecha y definió fuerte al medio para poner el 1-1. No lo merecía, pero Colón se puso en partido y los ánimos se renovaban. Comenzaba otro partido.

Parecía que las acciones se equilibraban, que el Rojinegro iba haciéndose protagonista del partido, pero otro de los problemas que acusaron al equipo en este Torneo de la Liga Profesional reapareció antes del final del primer tiempo: las expulsiones. Rodrigo Aliendro, figura indiscutible del equipo santafesino en la primera parte, vería la tarjeta roja luego de cometer una falta para evitar que Javier Cabrera se vaya mano a mano.

Sin su mejor jugador, Eduardo Domínguez y sus dirigidos tendrían el difícil desafío de afrontar el segundo tiempo con diez jugadores, algo que se volvió una costumbre en Colón.

Segundo tiempo:

Más comprometido en defender su arco, por tener a un jugador menos que su rival, Colón soportó lo que fue un vendaval de Argentinos en el complemento. El Bicho atacó mucho por los costados, con centros para sus delanteros y, cuando tenía la oportunidad, con ataques directos por el centro del área. El Sabalero tuvo que comprometer a todo su equipo para intentar cortar los caminos de su rival.

Con Burián atento y Paolo Goltz sacando todo lo que pasaba la línea del área grande, Colón soportó el asedio del local y a mediados del segundo tiempo pudo animarse a avanzar, aunque no generaba oportunidades de gol. El arco de Lanzillota seguía estando muy lejos.

La expulsión de Aliendro parecía que había definido cómo jugaría Colón el tramo final del partido. Los de Domínguez se limitaron a defender mientras aguardaban por conseguir meter la pelota en el área rival con algún centro de pelota parada. El Bicho llevaba las riendas del encuentro, pero para fortuna del Rojinegro no producía ocasiones de gol porque chocaba constantemente con los centrales sabaleros que, al defender con sus compañeros más cerca de sus posiciones, mejoraron su rendimiento y se volvieron impasables.

Pocas veces sucede que cuando el equipo que juega a “no perder” puede cumplir su cometido. Argentinos volvería a ponerse en ventaja a través de una definición deluxe de Nicolás Reniero. El delantero surgido de San Lorenzo tomó un centro desde la derecha y mandó la pelota a la red con su taco derecho, dejando parado al Cachorro Burián. El local se ponía 2-1 y parecía que sería un gol definitivo en el partido.

Poco después del segundo gol del local, el Bicho coronaría su partido con un gran gol de Mateo Coronel quien, tras una buena jugada colectiva, se abrió un espacio por el centro del área y definió cruzado a la derecha de Burián para poner el 3-1. Final del partido.

Más allá de que la expulsión de Aliendro explica el resultado de hoy, cuando aún estaba con once jugadores Colón tampoco demostró argumentos para competir con Argentinos. Los de Paternal fueron ampliamente superiores en los dos tiempos, a pesar de que el visitante llegó al empate antes del entretiempo.

Luego de dos buenas actuaciones, este partido en La Paternal fue un retroceso para el Rojinegro. Desde lo actitudinal, lo del equipo santafesino fue malo. Desde lo futbolístico, también. Además aparecieron viejos fantasmas que acompañan al equipo desde inicio de Torneo y que lo siguen perjudicando de cara a los próximos partidos. Mucho por corregir para Domínguez a partir de los próximos días.

Publicite Aquí

Noticias relacionadas