Un vampiro gigante en Argentina

"¿Vivo?", preguntaría Susana. No. Son los fósiles, pero resultan un significativo hallazgo paleontológico.

Hallaron en Miramar, restos de un ejemplar de Desmodus Draculae.  El hallazgo realizado por arqueólogos argentinos fue en de la localidad bonaerense de Miramar. Los restos encontrados pertenecen a un murciélago vampiro gigante que vivió hace unos 100 mil años.
Concretamente se trata de la rama mandibular que fue recuperada del interior de una madriguera de un perezoso gigante, cuyos sedimentos datan del Pleistoceno.
Se trata del fósil de un ejemplar de la especie Desmodus Draculae, que fueron hallados por primera vez en Venezuela en 1988. Su nombre hace referencia al famoso personaje de ficción creado por el escritor irlandés Brand Stoker.
Esta especie vivió durante el Cuaternario de América y tenían un tamaño 30% más grande que el vampiro común (Desmodus Rotundus).
Los vampiros son mamíferos que solo viven en América y son conocidos por alimentarse de la sangre de otros animales.
Mariano Magnussen, del Laboratorio Paleontológico del Museo de Ciencias Naturales de Miramar e investigador de la Fundación Azara, donde se resguarda el nuevo espécimen, explicó, “son la única familia de murciélagos en el mundo que despierta curiosidad a partir de las leyendas de las Transilvania y su espeluznante conde Drácula. Pero en realidad son animales pacíficos que se alimentan de sangre de animales, y a veces de humanos, por unos breves minutos sin generar molestias, tal es así, que sus falsas víctimas ni lo presienten”.
De todos modos, el especialista alertó de que la mordedura de uno de estos murciélagos pueden transmitir rabia u otras enfermedades si están infectados.
Otro detalle importante de este descubrimiento es que ofrece datos paleoambientales y paleoclimáticos para el Pleistoceno superior, pues su pariente más directo, el vampiro común actualmente se encuentra a 400 kilómetros al norte de la ubicación del vampiro miramarense. Por lo tanto, las condiciones ambientales del sitio del arroyo La Ballenera habrían sido diferentes a las de hoy.
El Desmodus Draculae es considerado el último de los grandes mamíferos voladores, que se extinguió durante la época colonial ( aproximadamente en 1820). Se calcula que la causa fue la llamada “Pequeña Era de Hielo”, un período frío que abarcó desde comienzos del siglo XIV hasta mediados del XIX.

www.datagenconsultora.com.ar

Noticias relacionadas