Hoy es 29: comemos ñoquis. ¿De dónde viene la tradición?

Conocé en esta nota desde dónde nos llegó esta costumbre y en honor a qué personalidad.

Desde hace años, los ñoquis del 29 son una tradición en Argentina. Símbolo de una comida económica y rica, apropiada para los últimos días del mes en los que el sueldo no alcanza.

El ritual dice que hay que poner un billete bajo el plato al comer los ñoquis y que así al llegar el día 29 del mes siguiente vamos a tener la misma cantidad disponible.

Los orígenes de esta costumbre se remontan al nordeste de Italia en la zona del Veneto. 

En el siglo VIII el joven médico Pantaleón (“que en griego significa: el que se compadece de todos”)se convirtió al cristianismo y peregrinaba por los pueblos más humildes del norte de Italia, curando enfermos.

Una mañana llegó a la casa de unos campesinos, que estaban afligidos por lo mal que les había ido en la pesca, pero igualmente lo invitaron a compartir con ellos un humilde plato de ñoquis. 

Agradecido, el que luego sería San Pantaleón, les auguró que iban a tener un próximo año muy bueno en cosechas y pesca y se marchó.

Cuando los campesinos levantaron sus platos, había monedas de oro debajo de ellos.

Dicen que los inmigrantes italianos que llegaron a nuestras tierras no sólo tenían por costumbre hacerlo el 29 de julio (fecha que, según la historia había ocurrido el milagro) sino que, una vez afianzados, invitaban a los inmigrantes que recién llegaban de Italia  a comer ñoquis y les deslizaban bajo el plato algunas monedas para ayudarlos hasta establecerse.

Esta tradición continuó durante décadas en Argentina y Uruguay.

San Pantaleón murió a los 29 años, decapitado, por orden del emperador Dioclesiano. Es el patrono de los médicos y los enfermos.