Mundial y Economía

No es casual que, en el actual contexto político y económico internacional, Qatar sea la sede del principal encuentro deportivo del año. Por Ignacio Trucco.

Es evidente que un Mundial de Fútbol, es un hecho muy significativo.  Y es evidente también que nada de lo que gire en torno al Mundial es producto de la casualidad. Sobre todo, en lo que respecta a su organización, puesta en escena, participantes y, principalmente, e lugar en el que se realiza.

Existe una lógica económica, política, geopolítica y estatal que está siempre implicada en el desarrollo de este tipo de eventos.

Basta recordar algunas referencias muy interesantes, como aquellas planteadas por Thorstein Veblen en “El instinto del trabajo útil” sobre las estrechas relaciones que hay entre el deporte y la formación de los estados e, incluso, los aparatos militares. También hay un conocido,trabajo de Ortega y Gasset sobre el origen deportivo del Estado.

Pero más allá de eso, hay un punto que es central: Catar es un país, como todos saben, petrolero. Y en un tiempo histórico en el que el petróleo da lugar a otras fuentes de energía renovables y no renovables, Catar intenta también hacer su transformación. Básicamente, el país está buscando, en algún punto, reconvertirse a otro tipo de industrias, como puede ser el turismo o las finanzas.

Pero además, Catar ha estado en el centro de la escena últimamente por constituirse en uo de los principales proveedores de gas a Europa. Para entender esto hay que tener en cuenta dos factores:

  • El contexto de la guerra en Ucrania, Rusia ha dejado de ser un proveedor seguro de gas para Europa. Esto implica enormes reconfiguraciones.
  • Catar es uno de los aliados clave de las potencias occidentales en la configuración de los esquemas regionales.

En esta geopolítica mundial, el fútbol estará en el centro de la escena. En uno de los puntos calientes dee la discusión internacional sobre el modelo energético y la redistribución de los roles.

Rusia se convierte en proveedora de gas, fundamentalmente de China y de India. Mientras, el Medio Oriente mira cada vez más a Europa como destino de sus recursos.

El gas pasa a ser un factor clave. Un gas que, en este caso no va por tuberías, sino a través de buques metaneros con gas licuado que se regasifican en las costas y se inyectan en los sistemas de redes de distribución, en los continentes, en este caso, en el continente europeo.

¿Y Argentina?

En términos mundialistas, aparece allí un jugador nuevo: Argentina y el futuro de Vaca Muerta como proveedor de gas natural licuado a otros países del planeta.

El sistema económico y político, a nivel mundial, está altamente interconectado y los fenómenos deportivos se producen en el contexto de estas relaciones.  Esto nos permite observar que todo está conectado con todo, pero también, que hay algunas conexiones que son más importantes que otras.

 

 * Ignacio Trucco es doctor en Economía, docente e investigador en el CONICET, UNL y UNER.

Publicite Aquí

Noticias relacionadas